HISTORIA DE LA MINA

Periodo prehistórico

En pequeños recipientes de arcilla, en sencillos hogares, se hervía antaño la salmuera: el agua salada obtenida de las fuentes. Con este sencillo método se obtenía la sal ya en tiempos del Neolítico. De esta época proceden las herramientas para la producción de sal más antiguas de Europa Central, descubiertas en la aldea de Barycz, cerca de Wieliczka.
Caption
Author
En las épocas siguientes el secreto de la producción de sal se transmitió de generación en generación y las personas encargadas de esta tarea se convirtieron en un grupo profesional especializado. La sal obtenida servía como producto para conservar la carne y el pescado, con el tiempo se convirtió en una forma de pago en los intercambios comerciales con los pueblos que no disponían de esta valiosa materia prima. 

Siglos XI-XIII

Entre los siglos XI y XII, cuando las fuentes de agua salada empezaron a agotarse y desaparecer, se inició una búsqueda activa de la salmuera mediante la construcción de pozos. El agua salada se extraía desde los pozos a la superficie y a continuación se hervía en recipientes de hierro hasta que se obtenía sal evaporada pura. En aquella época se desarrolló toda la región de Wieliczka, existían ya aquí tres asentamientos habitados, dos iglesias de piedra, florecieron el comercio y la artesanía. 

En el siglo XIII, al excavar uno de los pozos de salmuera, se llegó por casualidad a los primeros nódulos de sal gema. El descubrimiento de esta valiosa materia prima resultó ser revolucionario. Permitió obtener sal por métodos mineros: el primer pozo que llevaba bajo tierra se horadó ya en la segunda mitad del siglo XIII. ¿Quién hizo esto? Los últimos estudios sugieren que la extracción la llevaron a cabo especialistas locales, pero que la tecnología procedía de Europa Occidental.

Siglos XIV-XV

null

 Casimiro III fue el único rey polaco que recibió de las generaciones posteriores el sobrenombre de el Grande. ¡No fue por casualidad! Se dice de él que encontró una Polonia de madera y dejó una de piedra. Sin embargo, menos frecuentemente se recuerda que no podría haber hecho eso si no hubiera sido por los ingresos de la extracción de sal, que por aquel entonces suponían hasta 1/3 de los ingresos del tesoro real. Los altos beneficios obtenidos de la extracción de sal permitieron, por ejemplo, fundar la Academia de Cracovia, la primera universidad de Polonia. Este mismo soberano, al emitir en el año 1368 los Estatutos de las Salinas de Cracovia, puso en orden las antiguas leyes y tradiciones mineras, con lo que garantizó a la Mina décadas sucesivas de desarrollo estable.

A finales de la Edad Media trabajaban en Wieliczka 300-350 personas y la producción anual de sal llegaba a las 7-8 toneladas. Y aunque es difícil evaluar la importancia de la extracción de sal para la economía medieval de Polonia, desde la perspectiva que nos da el tiempo sabemos que, en comparación con épocas posteriores, la mina medieval no funcionaba aún a su escala máxima. La extracción seguía teniendo un carácter estacional, tan solo se trabajaba los meses en los que no se realizaban trabajos agrícolas. Hasta finales del siglo XV existían en la Mina tan solo cuatro pozos mineros y un nivel subterráneo.

Entonces Wieliczka ya estaba rodeada de un halo de fama y los primeros visitantes bajaban a las profundidades. El primer turista del que conocemos nombre y apellido fue Nicolás Copérnico. Visitó la Mina posiblemente en el año 1493 y, en conmemoración de este evento, en la cámara que lleva su nombre se ha levantado en la época actual una monumental figura de sal del genial astrónomo. Es posible admirarla durante el paseo por el Itinerario turístico.