Las capillas de Wieliczka

Al entrar uno puede tener la impresión de pasar a un mundo completamente diferente. Altares hermosos, espléndidas estatuas y detalles tallados añaden a estos interiores la necesaria solemnidad, pero a la vez los hacen acogedores y cálidos. Las capillas subterráneas de la Mina de Sal “Wieliczka” son sitios donde uno puede rezar y descansar tranquilamente, desconectar un poco de lo cotidiano. Desde luego las capillas resultarán interesantes para los amantes del arte y los fascinados por las tradiciones mineras.

Trabajar en el subsuelo, estar siempre en peligro y a oscuras, lejos de la familia, hacía que los mineros fuesen personas muy religiosas. Construían capillas subterráneas para poder rezar en ellas, para recuperar fuerzas y energía antes de tomar nuevos retos, o para pedir amparo a los santos patrones del subsuelo. Las capillas se construían donde más mineros trabajaban, sobre todo cerca de los pozos, pero también en lugares de accidentes trágicos. Hoy en día ya no es posible determinar con certeza cuántas capillas existieron en la Mina de Sal “Wieliczka”. No obstante la Ruta Peregrina presenta las más importantes de ellas.


Capilla de Santa Kinga

Capilla de Santa Kinga

Es la verdadera perla de la corona de Wieliczka. La más bella, la más imponente, la enorme capilla enseguida capta las miradas de los que entran. Su arreglo espléndido se va enriqueciendo desde hace más de 100 años. La adornan finas arañas de cristales de sal y numerosos esculturas y relieves que impresionan con sus detalles. Son un homenaje que los mineros-escultores, inspirados con motivos de la Biblia, prestaron a los siglos de la tradición y de la fe cristiana. Aquí se celebran las misas de gallo, ceremonias solemnes, conciertos y bodas, pero también las regulares misas de cada domingo.

Capilla de Santa Cruz

Capilla de Santa Cruz

Fue construida como agradecimiento por salvar la Mina de forma milagrosa cuando a mediados del siglo XIX la inundaron aguas subterráneas. La cámara data exactamente de esas fechas, pero las estatuas de los santos tienen casi 200 años más. Los objetos sacros acompañaban a los mineros en su trabajo y “caminaban” con ellos. Cuando los mineros se trasladaban con su trabajo al otro punto de la mina a menudo llevaban consigo el contenido de las capillas.

Capilla de San Juan

Capilla de San Juan

Tiene un hermoso interior de madera, lo que es bastante raro en la Mina. Las oficiales instrucciones para las Salinas de Cracovia, redactadas en el año 1743, declaraban prohibidos equipamientos de madera, ya podían convertirse en fuente de fuego. El elemento más precioso de esta capilla es la estatua de Cristo Crucificado que data del siglo XVIII. Ha sido trasladada hasta aquí desde la cámara Lipowiec, donde se estaba deteriorando. Ha sido expuesta para los visitantes después de los trabajos de restauración. Al terminar el peregrinaje en esta capilla se puede celebrar una misa, o simplemente rezar por un feliz viaje de retorno.


Capilla de San Antonio

Capilla de San Antonio

Es la más antigua de todas las capillas aún conservadas en Wieliczka. Fue construida en el siglo XVII. Está iluminada por una bella araña adornada con cristales de sal. Las espléndidas, adorables esculturas de santos talladas en sal parecen bañarse en su brillo. Algunas de ellas tienen facciones muy borrosas a causa del paso del tiempo y de la influencia del aire húmedo que llega desde un pozo cercano. Sin embargo perdiendo las formas originales las esculturas han adquirido un significado completamente diferente, más profundo. Los visitantes reconocen sin dificultad a los cuatro personajes en el portal. San Pablo es el quien aguanta la espada, San Pedro lleva llaves en la mano, y a San Domingo le acompaña un perro. El cuarto de los personajes es San Francisco.

Capilla de San Juan Pablo II

Capilla de San Juan Pablo II

En 2014 en la restaurada cámara Aleksandrowice II el Museo de las Salinas Reales de Cracovia “Wieliczka” facilitó a los creyentes la capilla de San Juan Pablo II. La decoración principal de la capilla son tres esculturas – bloques de sal que parecen flotar en el aire. El primero de ellos es la mesa de altar, el segundo forma parte de una composición, y el tercero, colocado en posición vertical, está compuesto de partes móviles, que una vez separadas crean una cruz luminosa. La capilla dedicada al papa polaco ha sido diseñada con el principio rector de sus palabras. Como la conclusión del peregrinaje se tiene prevista la celebración de santa misa en esta capilla.


Les saludamos según la tradición minera: ¡Dios bendiga!


Światowe dziedzictwo


facebook

El sitio web la Mina de Sal ”Wieliczka” utiliza archivos cookies, que facilitan la utilización de los recursos del sitio. Accediendo a este sitio se acepta la utilización de archivos cookies. Se puede encontrar información más detallada en la pestaña Aviso Legal.

No avisar más