El Itinerario incluye

La fe aumenta nuestras capacidades, y da fuerzas para caminar. El sentimiento de comunión llena de alegría y permite organizar los pensamientos. Un peregrinaje son verdaderas clases de conocimiento de uno mismo y del prójimo. Clases que uno aprende sonriendo, o reflexionando. Los que velan por los peregrinos son los santos patrones de la Mina de Sal “Wieliczka”.

Kopalnia Soli "Wieliczka"Dios bendiga es el saludo tradicional de los mineros. De allí que la extraordinaria Ruta Peregrina lleva este nombre. Visitándola podrán ver numerosos lugares que reflejan el aspecto religioso de la Mina, incluyendo los sacros tesoros subterráneos: cinco hermosas capillas de sal

En la Capilla de San Antonio, patrón y aliado de los que buscan, podrán ver esculturas únicas en sal, que representan a santos cuyas facciones han sido borradas por el paso del tiempo y las implacables fuerzas de la naturaleza. En la Capilla de Santa Cruz los peregrinos pueden adorar hermosas efigies de Cristo Crucificado y de la Virgen de la Victoria. La imponente y maravillosa Capilla de Santa Kinga es una combinación sutil del arte popular con lo sagrado: obras del arte inspiradas por arte local y mundial al lado de un monumento de Juan Pablo II tallado en un bloque de sal, relieves religiosos y altares espléndidos. En la capilla de San Juan los peregrinos pueden dedicar su tiempo a reflexionar y rezar, o a admirar su interior extraordinario de madera policromada

La ruta subterránea, santiguada a principios del año 2010 por su Eminencia Cardenal Stanislaw Dziwisz, hace reflexionar sobre el trabajo duro de los mineros, quienes excavaron y tallaron con sus propias manos esta belleza del mundo subterráneo. Pueden ver un Calvario de los mineros esculpido de madera. Cada una de las estaciones de este original Viacrucis lleva una piedra traída desde la Tierra Santa.

Para terminar la visita los creyentes pueden participar en santa misa celebrada por el sacerdote acompañante del grupo en la única capilla subterránea del mundo dedicada a San Juan II. Durante el recorrido por la Ruta peregrina no faltarán ocasiones para una oración íntima, una simbólica partición de pan, ni para cantar la canción “Pescador de hombres”. Como un recuerdo de la Ruta peregrina de la Mina de Sal “Wieliczka” se les regala a los peregrinos una libreta de oraciones a los Santos.

“Caminar hacia el destino no es la mitad del placer, es todo el placer” – dijo en alguna ocasión el Papa Polaco, y es difícil discordar con estas palabras. Especialmente cuando el camino está trazado por las extraordinariamente bellas zonas subterráneas de la Mina de Sal “Wieliczka”.




El sitio web la Mina de Sal ”Wieliczka” utiliza archivos cookies, que facilitan la utilización de los recursos del sitio. Accediendo a este sitio se acepta la utilización de archivos cookies. Se puede encontrar información más detallada en la pestaña Aviso Legal.

No avisar más