Oficio subterráneo

13-09-2016 / Visitas

Casco, lámpara, absorbedor, traje de protección – he aquí el equipamiento del novato, es decir, el atrevido que emprende el Itinerario Minero en la Mina de Sal “Wieliczka”. La aventura comienza en el pozo Regis.

Un moderno ascensor conduce a los turistas a las profundidades de la tierra. El viaje en la cabina iluminada dura un abrir y cerrar de ojos. La puerta plateada se abre y basta dar un paso para encontrarse en otro mundo fascinante.

Kopalnia Soli "Wieliczka"

Tareas para atrevidos

Los mineros principiantes miran con inseguridad por el fondo del pozo. Se colocan bien los cascos, comprueban las lámparas y miran al guía. Por su cara ven que no será una excursión ordinaria. Nada de “a la izquierda un cuadro”, "a la derecha una escultura”. En el Itinerario Minero no se trata solo de descubrir, sino de intentar convertir la teoría en práctica, trenzar una cuerda con las propias manos o mover una rueda de drenaje.

El maestro minero tiene preparadas funciones que asigna a los miembros de la expedición. Metanero, topógrafo, cargador, carpintero – en la mina se necesita gente con diversas profesiones y talentos. Todos conocen sus tareas? Listos? Pues en marcha!

Viaje en el tiempo y el espacio

Cámara tras cámara, galería tras galería, a la vista de los novatos aparece una región subterránea extraordinaria. El haz de luz de la lámpara minera extrae de la oscuridad los detalles: la huella de un bloque de sal, las manchas negras que dejó en el encofrado el incendio de hace casi 400 años.

En cada espacio excavado en la sal, en cada pedazo de madera se esconde una historia con varios siglos de antigüedad. Los gruesos troncos que aseguran la cámara Boczaniec se talaron en el siglo XV en la ancestral selva descrita por Jan Długosz. En la cámara Fortymbark se creó en el siglo XVII un establo para los caballos que trabajaban bajo tierra, en Rzepki había en tiempos un potente malacate y el obelisco conmemorativo de sal en la cámara Franciszek Karol fascinaba a los visitantes del siglo XIX.

El que está listo para agachar la cabeza atraviesa el estrecho paso recortado en el encofrado de la cámara Boczaniec y llega a un pequeño nicho en el que hace siglos había una capilla. Los mineros se la dedicaron a Cunegunda, es decir, a Kinga. El tiempo destrozó las esculturas – en sus suaves formas lixiviadas solo podemos adivinar las figuras de los santos patronos. Solo un fragmento del altar recuerda que desde este lugar se elevaban al cielo oraciones llenas de esperanza.

Kopalnia Soli "Wieliczka"

De novato a minero

El grupo de novatos, bajo la atenta mirada del maestro minero, se convierte paso a paso en una compañía minera. El guía indica el camino, pero hasta cierto momento: llega la hora de entregar el mapa a sus subalternos, que en base a él intentarán trazar por sí solos el itinerario de la excursión. Plano inclinado, galería transversal, cruce, por dónde? En caso de problemas, el maestro minero sopla la respuesta y sonríe, porque la intención y la mente abierta también son importantes, y solo la práctica hace al maestro.

Las tres horas que dura el recorrido del Itinerario Minero pasan increíblemente rápido. Es verdad que se echa de menos el sol, pero también da pena volver a la superficie. Los recién graduados en el oficio minero sienten que solo han descubierto una pequeña fracción de los misterios subterráneos. La monumental Mina de Sal “Wieliczka” tiene muchos más secretos e historias, que solo esperan a ser descubiertos. ¿Quizás la próxima vez? ¿Por ejemplo con la familia, los amigos? También pueden visitar el trayecto los niños mayores de 10 años. Será un placer volver a ponerse el casco, colgarse al hombro la lámpara y el absorbedor y partir a las profundidades de la tierra detrás del maestro minero.

Światowe dziedzictwo


facebook

El sitio web la Mina de Sal ”Wieliczka” utiliza archivos cookies, que facilitan la utilización de los recursos del sitio. Accediendo a este sitio se acepta la utilización de archivos cookies. Se puede encontrar información más detallada en la pestaña Aviso Legal.

No avisar más