Nochevieja con una pizca de sal

01-01-2017 / Eventos

Se dice que tal como fue la Nochevieja, así será todo el año. Aquellos que acudieron en Nochevieja a la Mina de Sal “Wieliczka” pueden estar seguros de que tendrán un propicio 2017, tan logrado como la fiesta a 125 m de profundidad en la cámara Varsovia.

Fue estupendo, al estilo de los años 70, con champán y bailes. El infalible grupo musical “Chrząszcze” se encargó de que nadie estuviera sentado solo a la mesa. Tocaron enérgicos hits de la edad de oro de la música disco, así como los éxitos más recientes, que no permitían permanecer lejos del parqué. Bailaron todos, ¡hasta el amanecer! En el sentimental viaje a los 70 no podían faltar las campanas y los enormes cuellos. Muchos invitados decidieron hacer referencia con su traje a los tiempos en los que se escuchaba a ABBA y Black Sabbath.

Sylwester w Kopalni Soli "Wieliczka"La llegada del Año Nuevo estuvo precedida en la cámara Varsovia por la tradicional cuenta atrás. Puntualmente a medianoche, entre en un auténtico torbellino de confeti, se brindó por la prosperidad en los próximos 12 meses, el cumplimientos de los sueños y un feliz 2017.

Sobre la Nochevieja en la Mina de Sal “Wieliczka” se puede decir con toda seguridad: abajo, pero al más alto nivel. Esta regla se puede aplicar al menú, entre otras cosas. Los carrillos de jabalí con salsa demi-glace hicieron furor. Iban acompañados de un aromático y sustancioso kaszotto (risotto de cereales) con setas. Los invitados tuvieron la oportunidad de probar manjares como bigos staropolski (col con carne) con suska sechlońska (ciruela secada y ahumada) o zrazy (carne rellena) de ternera con salsa de ciruelas ahumadas, kluski (pasta) de sémola con ensalada de col de Charsznica. Gustó mucho la riquísima sopa de rábano picante con suero acompañada de beicon y huevo de codorniz.

Una fiesta ambientada en los 70 requería que el menú de Nochevieja incluyera éxitos culinarios de esa década. Por lo tanto, se comió arenque con nata y a la japonesa, además del clásico total, es decir, la ensaladilla de verduras, y el tentador pastel WZ (bizcocho de chocolate con nata y mermelada). Las resoluciones de Año Nuevo relacionadas con la dieta no tuvieron ninguna oportunidad con los postres servidos durante la Nochevieja subterránea porque ¿cómo resistirse a la tarta de merengue o la crema sultana?¿Cómo no probar el bloque de chocolate o el delicioso pischinger (barquillo relleno de chocolate)?¡He aquí una pregunta totalmente retórica!

Światowe dziedzictwo


facebook

El sitio web la Mina de Sal ”Wieliczka” utiliza archivos cookies, que facilitan la utilización de los recursos del sitio. Accediendo a este sitio se acepta la utilización de archivos cookies. Se puede encontrar información más detallada en la pestaña Aviso Legal.

No avisar más