Quiénes somos

“Queremos que todas nuestras actuaciones dedicadas a las necesidades de la salud del paciente estén basadas en conocimiento y en competencias de más alto nivel mundial, y que los servicios que prestamos sean profesionales y de alta calidad.”

Este es el lema que describe la misión del Balneario de Wieliczka. Son palabras que marcan el rumbo de desarrollo para la institución, y subrayan la idea y la pasión que acompañan a todas las personas vinculadas con ella. Para conocer su significado más profundo hace falta mirar hacia atrás, para ver cómo hace siglos se iniciaron las terapias subterráneas en la mina de sal.

Las propiedades curativas de sal se conocían ya en la Antigüedad. No es de extrañar, pues la sal es uno de los elementos imprescindibles para cada organismo vivo. Los humanistas que visitaron la mina de Wieliczka describían luego los usos de sal en medicina y recomendaban varios medicamentos basados en ella para curar toda una serie de dolencias. No obstante el verdadero desarrollo de Wieliczka como balneario no ocurre hasta el siglo XIX, cuando un físico de las salinas – Dr. Feliks Boczkowski, aprovechando ciertos conocimientos médicos y la popularidad de los balnearios en toda Europa, abre en 1839 los primeros baños en Wieliczka. El establecimiento ofrecía baños en salmuera, en fango salado y en aguas con sulfato traídas desde la localidad de Swoszowice, así como inhalaciones con vapor. Siendo un buen gerente Boczkowski no sólo cuida de la salud de los pacientes, sino que hace todo lo posible para asegurarles una estancia agradable e interesante. Ordena la ciudad y planta el parque, donde los pacientes – conforme a las costumbres de los balnearios más famosos – pueden descansar escuchando a conciertos de una orquesta. Aquí en Wieliczka se trata, naturalmente, de una orquesta minera. El estupendo desarrollo del balneario se estancó debido a los contratiempos históricos, que llegaron también a Wieliczka y pusieron fin a los grandes planes de Dr. Boczkowski.

Hubo que esperar todo un siglo para despertar estas ideas de nuevo. En 1958 Prof. Mieczyslaw Skulimowski es nombrado el médico minero de la Mina de Sal “Wieliczka” y ordena a sus pacientes sesiones terapéuticas regulares en las cámaras de sal, inventando de este modo una nueva rama de medicina: la subterráneoterapia. El método consiste en exponer a los pacientes a ciertos factores del microclima de las labores de sal. Después de un periodo experimental y una vez elaborado un método terapéutico único, en 1964 en la Mina de Sal “Wieliczka” se crea el primer balneario subterráneo de Polonia y de todo el mundo, luego convertido en el Hospital de Fisioterapia “Kinga”. El hospital es cada vez más famoso y poco a poco cada vez más pacientes de Skulimowski resultan ser extranjeros de todo el mundo.

El Centro Subterráneo de Rehabilitación y Tratamiento fundado en el año 2003 heredó y continuó estas tradiciones, funcionando como un Departamento de la Mina de Sal “Wieliczka”. Gracias a la pasión y el compromiso de sus creadores el Centró elaboró un excelente plan de rehabilitación neumológica aprovechando el método de subterráneoterapia. El Ministerio de Sanidad inscribió el plan en su “lista de tratamientos garantizados”. En 2011 el Ministro de Sanidad declaró la Mina de Sal “Wieliczka” un balneario terapéutico subterráneo. Un año más tarde el nombre Mina de Sal “Wieliczka” Centro Subterráneo de Rehabilitación y Tratamiento cambió por el Balneario de la Mina de Sal “Wieliczka”




El sitio web la Mina de Sal ”Wieliczka” utiliza archivos cookies, que facilitan la utilización de los recursos del sitio. Accediendo a este sitio se acepta la utilización de archivos cookies. Se puede encontrar información más detallada en la pestaña Aviso Legal.

No avisar más